miércoles, 25 de enero de 2012

Lectura de biografías y autobiografías

A continuación te presento dos texto: el primero, una biografía; el segundo, una autobiografía.

Selena
(Nombre artístico de Selena Quintanilla Pérez; EUA, 1971-1995). Cantante estadounidense. El 16 de abril de 1971 nació en la localidad tejana de Lake Jackson Selena, una de las hijas de una familia feliz y estable de origen hispano establecida en la zona. No era más que una niña cuando su padre, que había sido músico, se dio cuenta de la gran voz que poseía. A partir de entonces centró todos sus esfuerzos en encaminar su vida hacia la música.

Selena
Los primeros pasos de Selena como intérprete se remontan a su infancia, cuando su padre la hacia actuar con sus hermanos en el restaurante que dirigía. Así nacieron Selena y los Dinos, grupo con el que la cantante hizo su estreno comercial a los 12 años. El éxito acompañó a los niños desde sus inicios y posibilitó que en 1984 apareciera su disco de debut, Mis primeras grabaciones. Era el precoz inicio de una brillante carrera musical que sólo pudo parar la muerte.
Selena entra en la adolescencia cantando con sus hermanos y participando en diversos shows hasta que su vida cambia en 1989. Es en ese año cuando surge el sello latino EMI y su presidente, Behar, la ve en una de sus actuaciones mientras busca cantantes para incorporar a su discográfica. Descubre su potencial y decide contratarla. Ese mismo año ve la luz su primer trabajo profesional, Selena. Prácticamente a partir de este disco aparece cada año en el mercado un nuevo disco: Ven conmigo, Entre a mi mundo, Live... Es una mujer estadounidense y habla habitualmente en inglés, pero curiosamente canta en español, tal y como le enseñó su padre cuando era una cría.

Selena en un concierto en San Antonio
Vestida con tops que recordaban el estilo atrevido de Madonna en aquella época y con canciones típicamente tejanas pero adaptadas al público de cada zona, el éxito de Selena creció sin parar. En 1993 consiguió un Grammy al mejor álbum de música mexicano-americana por Live y al año siguiente publicó su disco Amor prohibido, donde se escuchaban canciones que se hicieron famosas al instante de aparecer: Bidi Bidi Bom Bom y No me queda más, entre otras.
El sueño de Selena se hace realidad: triunfa en el mundo típicamente machista de la canción tejana y consigue entrar en México como una verdadera número 1, algo prácticamente imposible para cualquier cantante de Tejas. En el año 1995 disfruta de su éxito al grabar Dreaming of you, un disco del que vende más de dos millones de copias y protagoniza un multitudinario concierto en la ciudad de Houston. Son los últimos trabajos de una carrera donde se incluyen hits internacionales como I Could Fall in Love o el mismo Amor Prohibido, cuyo sencillo del mismo nombre llegó al número 1 de las listas.
El éxito de Selena se vio roto el día 31 de marzo de 1995, cuando tenía tan sólo 23 años. La presidenta de su club de fans, Yolanda Saldívar, la asesinó por motivos económicos. Ambas vivían en Corpus Christi y se conocían desde hacía tiempo. Selena confió en ella para dirigir algunas de sus tiendas, pero su padre se dio cuenta de que la estafaba. Después de una serie de problemas y desacuerdos, la cantante fue a visitarla ese día para hablar cara a cara y recibió un disparo por la espalda. El 3 de abril se celebraban unos multitudinarios funerales en su memoria que atrajeron a público de diversas ciudades. Había nacido un mito cuya vida fue llevada a la pantalla por la actriz Jennifer López.
Después de la muerte de Selena se publicaron diversas recopilaciones de sus trabajos que incluían temas en inglés (Siempre Selena y All my hits) y la venta de sus discos creció espectacularmente. Su repercusión fue tal que la revista People Texas le dedicó su portada una semana después de morir e incluso un número conmemorativo. Numerosas figuras musicales de carácter internacional, como por ejemplo Talía, Gloria
Estefan y Carlos Vives han participado en homenajes póstumos a su memoria.

6.5.08

AUTOBIOGRAFIA DE EDUARDO ALVARADO

Por Hermann Hesse
“Nací hacia finales de la Edad Moderna, poco antes del incipiente retorno del Medioevo, bajo el signo de Sagitario y amablemente influido por Júpiter. Mi nacimiento se produjo a primera hora de la tarde un cálido día de julio, y la temperatura de aquella hora es la que, inconscientemente, he amado y buscado durante toda mi vida, y la he añorado dolorosamente cuando me faltó. Nunca pude vivir en países fríos, y todos los viajes voluntarios de mi vida se dirigieron al sur. Fui hijo de padres religiosos, a quienes amé con ternura y a los que habría amado más tiernamente si no se me hubiera enseñado el cuarto mandamiento a edad temprana. Pero, lamentablemente, los mandamientos siempre han ejercido en mí un efecto fatal, por muy justos y bien intencionados que fueran - yo, que por naturaleza soy un cordero y tan dócil como una burbuja de jabón, siempre he sido reacio a los mandamientos de todo tipo, sobre todo durante mi juventud. Bastaba con que oyese el "debes hacer" para que en mí todo se revolviese y me volviera porfiado. Es fácil imaginar que esta peculiaridad tuvo una gran influencia negativa en mis años escolares. Cierto que nuestros maestros, en aquella divertida asignatura que llamaban Historia Universal, nos enseñaban que el mundo siempre había sido gobernado, dirigido y cambiado por ese tipo de personas que imponían su propia ley y que rompían con las leyes tradicionales, y nos decían que esas personas eran honorables. Pero eso era tan mentira como todo el resto de la enseñanza, pues cuando uno de nosotros, con buena o con mala intención, mostraba alguna vez valentía y protestaba contra cualquier mandamiento, o siquiera contra una costumbre estúpida o una moda, ni era honrado ni se nos recomendaba como modelo, sino que era castigado, escarnecido y oprimido por la cobarde prepotencia de los maestros. [...]”

Instrucciones:
¿Qué diferencias encuentras en estos textos narrativos?

Ve el siguiente video y  escribe por qué es una autobiografía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada